[REQ_ERR: 401] [KTrafficClient] Something is wrong. Enable debug mode to see the reason. Victorias Veloces Triunfantes

Victorias Veloces Triunfantes

Los Céfiros templan el rigor del invierno; la primavera cede a los rayos del estío, que ha de fenecer cuando el otoño, coronado de frutos, esparza sus ricos dones; después tornan otra vez los días brumosos de diciembre. Sólo escapará a las ávidas manos de tu heredero lo que generoso hayas dado a tus amigos.

Así que dejes de ser, Torcuato, y Minos haya pronunciado su última palabra, ni la piedad, ni la elocuencia, ni el ilustre linaje te restituirá a la vida. Diana no logra libertar de las tinieblas eternas al pudoroso Hipólito, ni Teseo romper las cadenas que sujetan a su caro Pirítoo en el infierno.

Con el mayor gusto, Censorino, regalaría a mis amigos copas y bronces artísticos, y aun los trípodes que se daban en premio a los griegos vencedores, y no serías tú quien recibiese los presentes de menos valor si yo fuera rico en las obras de arte producidas por Parrasio y Escopas, hábiles en modelar la figura, ya de un hombre, ya de un dios, éste en el marmol, aquél [en el lienzo] con brillantísimos colores.

Mas ni poseo tales riquezas, ni tu fortuna y tu ambición echan de menos estas joyas valiosas. Los mármoles esculpidos con sus correspondientes inscripciones, que devuelven alma y vida a los heroicos caudillos que sucumbieron; la fuga precipitada de Aníbal con sus pavorosas amenazas, y el incendio de la impía Cartago, no realzan con tan magníficos loores, como las Musas de Calabria, la gloria del que supo inmortalizar su nombre en los campos africanos.

Si los escritos callan no lograrás el premio de tas hazañas. Las Musas impiden la muerte del varón digno de la gloria, abriéndole los cielos. Así el esforzado Hércules se sienta en los banquetes tan deseados de Júpiter, el astro brillante de los hijos de Tíndaro logra salvar de los profundos abismos las quebrantadas naves, y Baco, con las sienes ceñidas de verdes pámpanos, favorece que se cumplan nuestros votos.

No temas que perezcan un día las canciones que yo, nacido en las riberas del Áufido estruendoso, compuse con arte enteramente nuevo para acompañarlas a los acordes de la lira. Si Homero el Meonio ocupa el primer asiento, no dejan de brillar las Musas de Pindaro y Simónides de Cos, las estrofas amenazadoras de Alceo y las graves de Estesícoro.

La edad no ha conseguido borrar de la memoria los deliciosos juegos de Anacreonte, y aun respiran amor y arden en vivas llamas los cantos de la poetisa Safo. Hélena, la hija de Esparta, no fue la única mujer que se abrasó en la pasión de un adultero, seducida por sus blondos cabellos, su traje recamado de oro, su fausto real y su lucido acompañamiento.

El valor que permanece oculto dista poco de la inútil pereza. Yo no economizaré en mis páginas tus alabanzas, ni consentiré, Lolio, que un silencio envidioso sepulte tus muchos y loables trabajos. Estás dotado de un ánimo previsor, tan constante en los tiempos dudosos como en los bonancibles; eres justo en el castigo del fraude que nace de la avaricia, y menosprecias el oro que pretende para sí todo provecho.

Cónsul no de un año, sino cuantas veces antepones lo honrado a lo útil, como juez incorruptible y severo, rechazas los dones de los perversos con ceño en el semblante, y sale vencedora tu probidad de las ruines catervas enemigas.

No llames nunca venturoso al poseedor de grandes riquezas; más bien merece ese nombre el que sabe gozar con moderación los presentes de los dioses, y sufrir sin lamentos los rigores de la pobreza; el que teme una acción reprobada más que la muerte, y aventura la vida con intrepidez por su patria y sus caros amigos.

Cuando el vello naciente venga a castigar tu presunción, cuando vuelen de tu cabeza esos cabellos que ahora te caen sobre los hombros, y ese color purpúreo, que aventaja al de las rosas de Libia, desaparezca, Ligurino, bajo una espesa barba, cuantas veces te mires al espejo tan otro del que fuiste, exclamarás: «¡Ah, ¿por qué no pensé de joven como ahora?

Tengo una ánfora de vino de Alba, que ya cuenta más de nueve años; crece, Filis, en mi jardín el apio para tejer coronas, y gran abundancia de hiedra que entrelace tus fúlgidos cabellos.

En mi casa resplandecen los servicios de plata, y el ara, ornada de casta verbena, aguarda la caliente sangre del cordero que he de inmolar.

Todos se apresuran; acá y allá corren las jóvenes mezcladas con los mancebos, y globos de llamas despiden humo sombrío por encima de los techos. Persigue siempre objetos dignos de ti, huye de lazos desiguales, y considera dañosas las esperanzas desmedidas.

pues jamás ha de cautivarme ninguna otra mujer , aprende mis canciones, repítelas con tu voz melodiosa y endulzaremos con ellas los tristes cuidados. Ya los vientos primaverales que soplan de la Tracia hinchan las turgentes velas y aplacan el mar; ya los prados no blanquean con la escarcha, ni los ríos estruendosos se precipitan cargados de nieve.

Los guardianes de las blancas ovejas, tendidos sobre el verde musgo, acompañan con la flauta sus canciones pastoriles, y regocijan al dios [Pan], protector de los rebaños y los sombríos collados de Arcadia.

El calor nos aviva la sed; mas si deseas probar el vino que se coge en las laderas de Cales, ¡oh Virgilio! Por un lindo frasco de nardo haré vaciar el ánfora, encerrada en los graneros de Sulpicio, donde se guarda un vino que despierta risueñas esperanzas y disipa eficazmente las penas más amargas.

Si no rehúsas acudir a la fiesta, ven pronto con tus perfumes; que no he de regalarte sin recompensa con mis vinos, como el dueño de una mansión opulenta. Los dioses, Lice, oyeron mis votos; me oyeron, Lice: estás vieja; pretendes, sin embargo, parecer hermosa; jugueteas y bebes sin pudor, y con la voz trémula de la embriaguez llamas a Cupido, que sordo a tus quejas reposa sobre las frescas y encarnadas mejillas de Quía, hábil en pulsar el laúd.

Cupido abandona desdeñoso las encinas despojadas de verdor y huye de ti, porque tienes negros los dientes, las arrugas surcan tu faz y las canas blanquean tu cabellos. Ni la púrpura de Cos, ni las piedras preciosas te volverán aquellos días que el tiempo volador sepultara una vez en los fastos pasados.

Los vindelicios, libres hasta hoy del yugo latino, acaban de experimentar lo que vales en la guerra; pues con tus soldados el valiente Druso derrotó, y no en un solo encuentro, al genauno levantisco y al intrépido breuno, y arruinó sus fortalezas levantadas en las cimas de los Alpes pavorosos.

Luego el mayor de los Nerones [Tiberio] emprende otra campaña formidable, y alentado por faustos auspicios aniquila a los inhumanos retios y rechazó a los terribles retos: ¡Qué espectáculo ver en la bélica contienda las crueles y numerosas heridas que recibieron aquellos hombres, mejor dispuestos a la muerte que a la esclavitud!

Como al romper las nubes el coro de las Pléyadas el Austro encrespa las indómitas olas, así acomete impávido a los escuadrones enemigos, y lanza su fogoso bridón adonde más arrecia la batalla. Y cual pasa el Áufido por el reino de Dauno de Apulia cuando brama con furia y devasta con espantosa inundación los campos mejor cultivados, así Claudio en sus violentas embestidas rompe los férreos escuadrones y siega desde los primeros a los últimos, cubriendo la tierra de cadáveres sin estrago de los suyos.

Es que tú le habías prestado tus guerreros, tu genio y tus dioses. En el día mismo que la ciudad de Alejandría te abrió su puerto y su palacio real abandonado, tres lustros más tarde, la Fortuna próspera de las lides te conquistó memorables triunfos, y obediente a tu imperio, te dispensó cuantas glorias y alabanzas pudieras ambicionar.

El cántabro, antes nunca domado, el indio, el medo y el escita, que pelea huyendo, acatan sobrecogidos tu poder. El Nilo, que oculta las fuentes de donde nace, el Istro y el rápido Tigris, el Océano lleno de monstruos que azota las costas de Bretaña, la Galia que no retrocede ante la muerte, y los pueblos de Iberia, duros en los trabajos, se postran ante ti, y los sicambros, que se deleitan en la carnicería, te veneran y rinden las armas.

Deseaba cantar las batallas y las ciudades vencidas; pero Apolo me prohibió con su lira que me aventurase en humilde bajel a los peligros del Tirreno. En tus días, César, los campos rebosan con la abundancia de frutos, se restituyen a nuestro JovE las enseñas arrancadas a las soberbias columnas de los templos parthos, la paz ha cerrado las puertas de Jano, el orden y la ley reprimieron la licencia que vagaba sin freno y extirparon los crímenes, haciendo brillar las antiguas artes que engrandecían el nombre latino, el prestigio y la fama de Italia, y la majestad del Imperio extendido desde la cuna del sol hasta el mar de Hesperia.

Rigiendo Cesar los patrios destinos, no turbaron nuestra tranquilidad la fuerza ni la discordia civil, ni la ira que forja las espadas y atiza el odio entre las mÍseras ciudades. Y nosotros, en los días festivos y sagrados, entre los dones joviales de Baco, después de invocar debidamente a los dioses en compañía de nuestros hijos y esposas, mezclaremos los cánticos con las flautas lidias, y celebraremos, según costumbre de los antepasados, a los caudillos gloriosos, a Troya y Anquises, y a la progenie de la radiante Venus.

De Wikisource, la biblioteca libre. Odas Horacio Germán Salinas Categorías : Wikisource:Artículos para arreglar Odas Horacio, Salinas tr. Menú de navegación Herramientas personales No has accedido Discusión Contribuciones Crear una cuenta Acceder. Espacios de nombres Página Discusión.

Vistas Leer Editar Ver historial. Sin opciones pues de vencer a los puntos, lo mejor será intentar convertirse en el primer púgil que aguante todo un combate a Mike Tyson y en las últimas dos rondas retorna a su táctica del principio: revolotear constantemente para evitar ser golpeado.

Por su parte, Tyson también sabe que tiene la pelea ganada y tampoco se arriesga a atacar abiertamente. Así se llega al final.

Aunque parte del público estuviese decepcionado por la ausencia de un KO, Mike Tyson hizo exactamente lo que tenía que hacer: ganar el combate sin jugársela innecesariamente. Teniendo el marcador a favor, ¿por qué arriesgarse a buscar el KO y recibir un contraataque?

Suena la última campana y los jueces anuncian lo que ya estaba claro: Mike Tyson gana a los puntos. James Tillis ha perdido, pero al menos puede presumir de ser el primer púgil que sobrevive los asaltos pactados a Mike Tyson. Hoy en día un observador despistado podría interpretar este resultado como un pequeño frenazo de Tyson en su ascenso, pero nada más lejos de la realidad: Tyson necesitaba este tipo de pelea para enfrentarse a situaciones nuevas.

Necesitaba saber desenvolverse y buscar la puntuación más que el KO en el caso de que una pelea se alargase. Fue un momento importante de su aprendizaje, en el que demostró además que podía manejar las estrategias de un combate largo y dosificar sus fuerzas sin agotarse antes del final.

Debía aprender que no todos los rivales se iban a dejar noquear fácilmente y no cometió el error de dejarse llevar por la impaciencia.

También había demostrado que su condición física era por entonces excepcional. Ya nadie dudaba de que podía aguantar muchos asaltos y continuar fresco incluso bien entrada la pelea. Así que a veces una victoria a los puntos puede ser más significativa e importante que un rápido KO.

Como dijo el propio Tyson tiempo después: «No quiero infravalorar lo que Tillis ha hecho, pero si volviese a pelear contra él, lo tumbaría en el primer asalto». Y así es: el Tyson que emergía de una pelea como esta era mejor, más completo y más sabio que antes de comenzarla. El 2 de mayo de es una fecha simbólica: Mike Tyson debuta en el Madison Square Garden de su ciudad, Nueva York, considerado la catedral histórica del mundo del boxeo por más que Las Vegas se hubiese convertido en la meca pugilística mucho tiempo atrás.

Allí iban a enfrentarse dos paisanos con bastantes cosas en común. Porque Mitch Green se había criado en las calles del barrio neoyorquino de Queens y —al igual que Mike Tyson— había tenido una adolescencia temprana marcada por la delincuencia.

Green había sido un elemento de cuidado: líder de un extenso gang juvenil con decenas de miembros bajo sus órdenes y con un respetable historial policial. El boxeo, sin embargo, lo alejó de las calles. Durante la segunda mitad de los setenta abandonó la delincuencia y protagonizó una brillantísima carrera amateur en la que amasó sesenta y cuatro victorias frente a siete derrotas, con cincuenta y un KO en su haber.

Estas tremendas cifras de su trayectoria como aficionado no son definitivas y se cree que llegó a pelear en muchos, muchos otros combates amateur no registrados oficialmente: en total, pudo sumar más del doble de peleas de lo que refleja su currículum oficial.

En todo caso, en los setenta ganó cuatro veces el Premio Guantes de Oro con el que la prensa neoyorquina señalaba al mejor púgil aficionado de la temporada. Al igual que Tyson cuatro años más tarde, Green también fue considerado la gran esperanza estadounidense de cara a los Juegos Olímpicos.

Pero también como Tyson, Mitch Green perdió en las eliminatorias previas y no pudo acudir aunque al final los atletas estadounidenses boicotearon el evento por orden de su Gobierno.

Cuando se enfrentó a Tyson, la carrera profesional de Green llevaba muy buena marcha: dieciséis victorias frente a una única pero muy digna derrota a los puntos frente a todo un Trevor Berbick , el canadiense que en marzo de este mismo se había alzado con el cinturón de campeón mundial de la WBC.

Así pues, Green amenazaba también con transformarse en una muy seria competencia para el joven Tyson. La ocasión era especial. Mike Tyson pisaba por primera vez el escenario central del Madison Square Garden con una inefable mueca de nerviosismo en su rostro.

Pese a su habitual inexpresividad, resultaba evidente que antes de saltar al ring estaba sufriendo un calvario vean el momento en el minuto del vídeo enlazado. Recordemos que tenía solamente diecinueve años y que todo el mundo le preguntaba cuándo iba a pelear por un cinturón de campeón mundial, así que resulta difícil imaginar la presión competitiva a la que estaba sometido.

Pensemos por ejemplo en cuando Rafael Nadal tenía diecinueve años: si perdía en un torneo, siempre podía intentar resarcirse en el siguiente.

Pero para un boxeador adolescente e invicto como Tyson cada pelea significaba jugarse el todo por el todo. De hecho, Mike Tyson reconoció por entonces que siempre sentía miedo antes de los combates, pronunciando la ahora célebre sentencia «Cualquier boxeador que diga que no tiene miedo antes de salir al ring , o es un mentiroso, o está loco».

Con nervios o sin ellos, había que hacer frente a la situación y Tyson inició el combate con más agresividad que frente a Tillis.

Sus primeros golpes fueron bien encajados por el rival y pronto la pelea sigue parecidos patrones a los del combate anterior: Tyson activo y dominante, atacando y llevando la iniciativa —aunque no sin lucir sus recursos defensivos — mientras que Green está más a la espera, confiando en el contragolpe.

El primer asalto resulta ser muy disputado. En el segundo asalto Green parece decidido a contener a Tyson con el clinch Pero en vez de frustrarse, Tyson decide aprovechar esta circunstancia para recurrir a una de sus especialidades: los golpes interiores, ya sean ganchos a los costados o uppercuts dirigidos al rostro.

En la pelea cerrada cuerpo a cuerpo, estos golpes le permiten compensar la desventaja que supone su inferior estatura , , , Aunque también Green consigue anotar golpes limpios, no parece intimidar a un Tyson que continúa atacando de manera dosificada pero constante.

Una vez más, para sorpresa de muchos, Tyson parece más interesado en desgastar al oponente y en ganar asaltos a los puntos que en buscar un KO. Esto bien podría ser el resultado de los consejos de sus entrenadores: consideraban importante que el joven Mike experimentase otro combate largo y volviese a ganar una victoria por decisión de los jueces.

Dado que Tyson parecía encaminado a disputar el título mundial, había que prever que la lucha por la corona podría seguir los derroteros de un combate cerrado y farragoso. Parece evidente que no hace nada por buscar el KO, ni siquiera cuando parece haber ocasiones de intentarlo. Quiere puntuar.

Hacia el final del segundo asalto lanza un ataque más abierto pero también con la aparente intención de impresionar positivamente a los jueces y no la de noquear Cuando termina la segunda ronda, la boca de Green ya está sangrando. Durante el descanso Tyson parece completamente relajado: los nervios han desaparecido y se siente en completo control de la pelea Está preparado para afrontar un combate largo, como sin duda alguna le han pedido sus entrenadores que haga.

El tercer asalto sigue en la misma tónica: Green no consigue emplear su envergadura para mantener a distancia a Tyson y cuando pelean en corto tampoco consigue «atarle» como le reclaman constantemente desde su esquina.

Eso sí, demuestra ser buen encajador porque soporta algún peligrosísimo golpe que lo sorprende a contrapié Incluso cuando no golpea, las aproximaciones ofensivas de Tyson están siendo espectaculares por su movilidad y su capacidad de sorpresa táctica Aunque hay golpes de esos que hacen que la protección bucal del oponente salga volando —junto con una prótesis consistente en un par de dientes artificiales que también acaban sobre la lona, obsérvese la repetición a cámara lenta del minuto — Tyson se está conteniendo, ateniéndose religiosamente al plan trazado de antemano.

Pero esto no da lugar a un combate aburrido. Al contrario: está siendo su pelea más brillante desde el punto de vista táctico, por más que muchos espectadores hubiesen preferido ver uno de sus KO. Cuando finaliza el tercer asalto nos damos cuenta de que resulta muy, muy interesante ver a Tyson en este registro estratégico.

Con los tres primeros asaltos ya cómodamente metidos en el bolsillo, Tyson ve pocos motivos para variar su plan. Green, al igual que Tillis antes que él, parece conformarse con intentar llegar hasta el final del combate aunque sepa que muy probablemente va a perder a los puntos. Se vuelve menos combativo.

El árbitro llega a llamarle la atención por abusar del clinch Pero es que Green no tiene mucha alternativa: de atacar más, continuaría sufriendo un tremendo castigo al quedar más vulnerable a los golpes abiertos de Tyson Intuyendo que tiene ya pocas opciones de ganar el combate, Mitch Green empieza a recurrir a juegos psicológicos: al final del cuarto asalto ambos púgiles están a punto de enzarzarse habiendo sonado ya la campana que anuncia el descanso.

Vemos a Tyson visiblemente molesto con alguna actitud de su oponente, dejando entrever por primera vez en su carrera una actitud más callejera sobre el ring En realidad este es un detalle sin importancia: el árbitro separa a ambos púgiles sin mayores problemas peores cosas se ven en un campo de fútbol e incluso sobre una cancha de baloncesto , pero sí resulta curioso pensar que un par de años más tarde ambos púgiles protagonizarían una famosa pelea callejera , después de que Green fuese a una tienda de ropa para provocar abiertamente a Tyson y ganarse publicidad a su costa, probablemente buscando obtener una lucrativa revancha sobre el ring.

Green saldría de aquella tienda con la cara hecha un cuadro… y Tyson con una mano rota, que le obligaría a posponer su combate contra Frank Bruno. Pero volviendo a y al combate que nos ocupa: el quinto asalto nos trae más de lo mismo. Tyson atacando sin prisa pero sin pausa y Green intentando neutralizarlo sin mucho éxito.

La tensión entre ambos es ya muy patente: Tyson —cosa inédita en él— se dirige desafiante a Green e incluso le chulea abiertamente con una exhibición de habilidad defensiva, momento verdaderamente digno de ver Pero si la intención de Green era conseguir que un Tyson llevado por la fogosidad juvenil olvidase su estrategia, lo cierto es que no lo consigue: Mike no cae en la trampa y continúa aferrado a su táctica, que a estas alturas ya le ha garantizado puntuar en cinco asaltos, exactamente la mitad de los asaltos programados.

Se sabe muy superior. Tras la sexta ronda el marcador ya está completamente decidido a su favor: Quien aún albergase dudas sobre la capacidad de Mike Tyson para gestionar combates largos, la verdad es que tenía que quedar definitivamente convencido por desgracia, en años posteriores no siempre se pudo decir lo mismo.

Mitch Green ha sobrevivido ya seis asaltos pero la pelea es mucho más desigual que la anterior contra James Tillis. Esta noche la superioridad de Tyson está siendo apabullante: su condición física es notoriamente mejor que la de su rival de hecho, es impresionante.

Es más rápido, más fuerte, mejor atacante, mejor defensor que Green. Tácticamente lo tiene absolutamente todo bajo control. Mitch no es rival para un púgil más joven pero que está ya en otra liga. Cada vez resulta más evidente, incluso para el público, que Tyson no lo noquea porque no quiere.

Green sigue pensando que su única posibilidad es ya la de intentar sacar de quicio a su joven contrincante , pero el juego psicológico seguirá sin funcionarle. Este inexperto Tyson está mucho más centrado que el de años posteriores, en aquella infame ocasión en que la astucia de la provocación sí le funcionó —y de qué manera— a Evander Holyfield.

A costa, todo sea dicho, de terminar perdiendo media oreja. Pero volvamos a con un en el marcador y la pelea ganada salvo improbable KO a cargo de Green, Tyson se siente tan superior que lejos de amarrar el resultado como frente a James Tillis, sigue presionando según el plan previsto.

En el octavo asalto, por primera vez y quizá como respuesta a los abucheos que censuran su actitud acomodaticia, Mitch Green se arriesga y se lanza unos intercambios en corto El constante desgaste físico de Tyson ha afectado a su velocidad y es el primer momento de toda la noche en el que lo vemos pasar por algún problema.

Nada sorprendente: en cualquier otra pelea esto sería lo normal, porque el púgil que va perdiendo a los puntos necesita empezar a ser más agresivo para intentar conseguir el KO.

Pero lo realmente importante para Tyson es que su mal momento pasa de largo rápidamente, porque pronto recupera la iniciativa y le recuerda a Green quién manda mediante un tremendo derechazo dirigido a la cara , uno no menos tremendo al costado y una izquierda aterradora Resumiendo: la vistosa pero fugaz e ineficaz reacción de Mitch Green ha durado solamente medio asalto y tan pronto como Tyson se ha recuperado de la sorpresa ha vuelto a tomar las riendas con pasmosa autoridad.

En el descanso, sentado en su esquina, Tyson incluso sonríe. Sabe que está haciendo una grandísima pelea. En el noveno y décimo asaltos hay algún golpe aislado por parte de ambos, pero poca cosa: la historia ya ha sido contada. Mike Tyson vence por decisión unánime de los jueces, con nueve de las diez rondas adjudicadas en su favor.

Al igual que contra Tillis, también este combate ha sido un importante escalón en su aprendizaje. Ya ha disputado dos peleas completas a diez asaltos y está más preparado para una batalla por el campeonato. Detrás de todo esto está la inteligentísima planificación de su entrenador Kevin Rooney y de su manager Bill Cayton.

El propio Tyson lo diría pocas semanas más tarde: «Antes de estos combates nunca había llegado a los diez asaltos, pero después del último asalto contra Green me di cuenta de que no tenía ningún problema [de resistencia]».

El combate propiamente dicho empieza en el minuto del vídeo, aunque la previa es interesante para quien entienda inglés. Pese a la insistencia de la prensa, en el entourage de Tyson no tienen ninguna prisa por hacerle disputar el título una pena que no gozase de este equipo durante toda su carrera, porque otro gallo hubiese cantado.

Mike vuelve al Madison Square Garden para seguir haciendo currículum y aprendiendo. Su nuevo rival es un correoso y combativo journeyman especializado en dar la sorpresa ante jóvenes promesas en pleno ascenso, como el hasta entonces imbatido Jimmy Clark.

Dado que Tyson venía de dos combates consecutivos que habían llegado al final, estaba la duda sobre el tipo de pelea que veríamos esta noche. Pero no. Reggie Gross —al contrario que sus dos anteriores rivales— salió dispuesto a pelear de tú a tú, tratando de marcar a Tyson con su jab para mantenerlo a distancia pero sin renunciar a la lucha.

Y Tyson se presta al juego: se mantiene lejos, pero ve huecos y suelta el brazo con un gancho de izquierda También explota la pelea interior , aunque exponiéndose a posibles contragolpes e intentando, no siempre con éxito, que su temible uppercut aterrizase en el contrincante Esta noche no va a seguir la misma táctica que contra Mitch Green: se acabó buscar los puntos.

Vuelve el viejo sistema —temporalmente aparcado— de salir lo más agresivamente posible desde el mismo inicio. Ante el vendaval, Reggie Gross juega durante un rato a fingir que no sabe qué hacer para después soltar por sorpresa un tremebundo contragolpe, una muy inteligente jugada que efectivamente coge a Tyson completamente desprevenido Aunque Mike pronto se sacude ese contragolpe gracias a su habilísima defensa, la jugada de Gross parece ser una de las pocas maneras en que un púgil podría tener alguna posibilidad de aturdir al fenómeno de Brooklyn.

Sin embargo, toda moneda tiene dos caras: el contraataque de Gross es espectacular pero le hace descubrirse y perder el balance en el apoyo, así que cuando un gancho de izquierda de Tyson lo alcanza, recibe todo el golpe sin apenas resistencia y cae a la lona Gross ha pagado por su audacia.

Se pone en pie; tiene más que visibles problemas para digerir el golpe, pero el árbitro le permite continuar. Es inútil: Tyson, como de costumbre, es como un tiburón que no tiene piedad en cuanto percibe signos de debilidad en el oponente y otro gancho de izquierda derriba a Gross por segunda vez consecutiva Este se vuelve a levantar con mucho esfuerzo, pero el árbitro —con buen criterio— detiene la pelea.

El Madison Square Garden brama de euforia. Ni siquiera importa que un mes antes, frente a Mitch Green y en este mismo escenario, Mike Tyson hubiese hecho una fantástica demostración táctica de diez asaltos. Es el único púgil por el que la gente quiere pagar para ver un combate lo más fugaz posible.

Y esta noche han tenido lo que querían: un KO en el primer asalto. Justo antes de cumplir los veinte años Tyson se mide a un rival con bastante menos bagaje y cartel que los inmediatamente anteriores. Es la típica pelea para buscar otro KO y acumular números ahora que una posible disputa del título parece cada vez más cercana.

Al contrario que a principios de año, cuando no quería ni mencionar la posibilidad de un combate por el cinturón de campeón, es ahora el propio Tyson quien admite que su asalto al título podría producirse «en unos pocos meses».

Parece estar mentalmente preparado. Tyson —a quien la muerte de Cus ha afectado profundamente, como todo el mundo sabe ya a esas alturas— parece finalmente decidido a cumplir de manera póstuma el sueño de la única figura paterna que ha existido en su vida.

La pelea comienza de manera interesante, con un Hosea valiente que —como Gross antes que él— juega a intentar mantener la distancia pero sin por ello renunciar a la lucha.

Pero Tyson es demasiado rápido para él. Una combinación izquierda-derecha- uppercut hace temblar a Oshea Inmediatamente después, una serie de uppercuts y ganchos lo envían a la lona No se levanta lo suficientemente rápido durante la cuenta de diez —se queda agachado a propósito para recuperarse pero pierde demasiado tiempo— así que, pese a los abucheos del público y pese a las protestas de su esquina, el árbitro declara un justo KO en su contra.

Una vez más, a Tyson le ha bastado menos de un asalto para mostrar su total superioridad. Todo el mundo en América está intimidado por Mike Tyson, pero quiero mostrarles a todos que este tipo es vulnerable. Comete un montón de errores. Esta es la primera pelea de Tyson una vez ha terminado oficialmente su adolescencia, ya que acaba de cumplir veinte años.

Se enfrenta a Lorenzo Boyd, un expolicía de Oklahoma que había aprendido a boxear en el servicio militar y que se había dedicado al pugilismo por la insistencia de sus compañeros de comisaría, quienes veían en él hechuras de profesional y pensaban que podría ganar mucho más dinero que como agente de la ley.

Boyd no tenía demasiado cartel, pero era inteligente y perfectamente conocedor de la importancia de la preparación previa, del método y del estudio del contrincante antes de una pelea.

Unos meses antes había ayudado a James Tillis a preparar su enfrentamiento con Tyson. Ahora era él mismo quien subía al ring contra Tyson con Tillis devolviéndole el favor, por cierto , así que era el oponente que mejor había estudiado el estilo de Mike. Ciertamente, como afirmaba Boyd en las entrevistas previas, Tyson era joven y cometía errores.

Pero eso no significaba que la preparación pudiese poner a un púgil inferior en condiciones de ganar. Las armas de Tyson eran demasiado poderosas, su estado físico demasiado bueno, su concentración y determinación demasiado altas.

Porque también Tyson ha estudiado la estrategia a seguir. Comienza el combate con una actitud inusual en él: está bailando en torno a Boyd, probablemente para anular ya de primeras la posible ventaja que el rival quisiera obtener de su propia movilidad.

Esto es algo que sin duda Boyd no se esperaba. Nadie se lo esperaba. En el cambio táctico de Tyson se vuelve a intuir la intervención mágica de su entrenador Kevin Rooney. Tyson rubrica la sorpresa soltando alguna derecha que empiece a dejar las cosas claras sobre quién tiene las de ganar Encuentra huecos en la guardia rival y crea sensación de peligro inminente Boyd es valiente, pero la diferencia de potencia y rapidez entre ambos púgiles resulta aparentemente infranqueable.

Aunque hay pocos golpes claros y sí mucho juego de movimientos, eso no impide que Boyd termine el primer asalto con una herida abierta en la nariz, lo cual le augura poco futuro. Este Mike Tyson parece mucho más preciso y eficaz tácticamente que el de tres o cuatro combates antes.

Al comenzar la segunda ronda Tyson sigue bailando pero esta vez, todavía más sorprendentemente y salvando las distancias en estilo, lo hace a la manera defensiva de un Muhammad Ali Ver a Tyson boxeando defensivamente es algo completamente imprevisto: a Boyd no le está gustando nada tanta movilidad del rival.

Se mete en el interior para detener tanto bailecito, pero ahí comprueba lo ineficaces que resultan sus uppercuts en comparación con los nunca suficientemente elogiados uppercuts de Mike Tyson Las dotes defensivas de Tyson neutralizan cualquier ataque del rival Finalmente, un golpe al cuerpo hace que Boyd se tambalee y una velocísima sucesión de dos golpes —uno al cuerpo y otro a la cara— lo tumba definitivamente.

KO en el segundo asalto. Si Mike Tyson comete errores, y seguro que los comete, no ha sido Lorenzo Boyd el hombre en sacar provecho de ellos. Debe de haber, como mucho, solo unas cincuenta personas en el planeta que puedan sobrevivir a estos golpes.

El siguiente combate tiene un morbo especial, aunque solo sea por el apellido del contrincante. Pues Marvis Frazier es el hijo del antiguo campeón mundial Joe Frazier, el hombre que noqueó a Muhammad Ali y una de las mayores leyendas de la historia del boxeo.

Es más: a Tyson se lo compara continuamente con Joe Frazier, uno de los púgiles a cuyo estilo puede parecerse más. Así que va a resultar muy extraño verlo competir contra el hijo de este. Marvis Frazier, sin llegar ni de lejos a la categoría de Joe, era un buen púgil que había resultado muy prometedor como amateur y cuya carrera profesional estaba siendo bastante respetable, aunque no había explotado como se preveía en un principio.

Tiempo atrás, en su única derrota, había sido noqueado en el primer asalto por el vendaval Larry Holmes. Muchos consideraron que había sido un intento prematuro al título frente a un rival tan duro como Holmes.

También se acusó a su padre, Joe Frazier, de obcecarse en intentar inculcar su propio estilo agresivo a Marvis, quien en verdad tenía más condiciones para pelear de otra manera. Si bien aquella derrota perjudicó la carrera de Marvis, ahora venía de cosechar seis victorias consecutivas.

Cuando se olvidó de intentar pelear como su padre cosa que Tyson hacía mejor se hizo especialista en alargar los combates para llevarse los puntos al bolsillo y había vuelto a sumar victorias. Así que en principio, y más allá del morbo del apellido, parecía muy interesante ver cómo podía desempeñarse Marvis Frazier —un muy buen boxeador— frente a Mike Tyson.

Sobre el papel, podía ser su oponente más complicado. Frazier se desempeñaba bien contra rivales que buscasen una pegada fuerte. Pero Mike Tyson saldría al ring dispuesto a que la pelea no se alargase demasiado. Una vez más, sorpresa táctica: renunciaba a la estrategia de movilidad que había empleado frente a Boyd y salía a pelear en plan slugger.

Esto es: avanzando siempre hacia el rival, como un rinoceronte, tratando de lanzar golpes lo más potentes posible para buscar un KO.

Dicho de otro modo: Tyson estaba peleando ¡al estilo de Joe Frazier! Para Marvis era como pelear con una versión moderna de su propio padre. Irónicamente, en esta pelea es Tyson quien recuerda mucho a Joe Frazier, incluso en la actitud corporal.

Era casi como ver al mítico Joe de nuevo en acción. El pobre Marvis conocería su segunda derrota al ser noqueado a los treinta segundos de combate cuando un terrorífico uppercut de Tyson lo dejase en las nubes. Antes de caer a la lona, mientras recibía nuevos golpes, ya estaba prácticamente inconsciente Ni siquiera hubo ocasión de comprobar cómo se ajustaban los respectivos estilos de ambos púgiles.

KO en medio minuto. Tyson, que se da cuenta de que Marvis no reacciona, se acerca muy preocupado hacia la esquina en donde su rival continúa sentado sin consciencia, aunque no tardan en tranquilizarlo cuando ven que Marvis va a recuperarse sin problemas.

Tyson abraza y da un beso a Marvis , respetándolo no solo como rival sino también sin duda como el hijo de uno de sus grandes referentes. Tyson está eufórico y rebosante de adrenalina, y en la entrevista posterior a la pelea lo deja claro: «Creo que puedo vencer a cualquier púgil del mundo».

Incluso parece haberle dado utilidad a sus típicos nervios precombate: «Uso el miedo para volcarlo sobre mi oponente. El miedo es mi amigo: si no tuviese miedo, no podría pelear». Si Tyson termina la pelea en el segundo asalto, la gente dice «ha noqueado a otro perdedor, ¿cuándo va a enfrentarse a algún boxeador bueno de verdad?

Si la pelea se alarga, entonces todo el mundo dice que quizá Tyson no sea tan bueno. Pero aquí está frente a un profesional y está dominando la pelea. De origen cubano y crecido en Florida, José Ribalta se presentaba con un currículum aceptable en el que, sin embargo, destacaban dos derrotas a los puntos que habían llegado en momentos claves de su carrera: una muy dolorosa frente a James «Bonecrusher» Smith , en la que peleó valientemente durante diez asaltos tras ser tumbado en el primero.

Y otra también en diez asaltos frente a Marvis Frazier. Ribalta no tenía un cartel espectacular pero sí una gran reputación de combatividad y pundonor. Para cualquiera que mirase más allá de las estadísticas, Ribalta —pese a su poca fama— amenazaba con no ser un rival fácil.

La única sombra era haber perdido contra Frazier, a quien Tyson había noqueado en treinta segundos. Antes de empezar el combate justo al principio del vídeo se produce un curioso intercambio de miradas: una mirada amenazante y sobreactuada, casi cómica de Ribalta quien por lo demás. hay que decir.

era un tipo apacible en las entrevistas. Por el otro lado está la mirada de Mike Tyson: seria, austera y amenazante sin necesidad de sobreactuar. Tyson empieza el combate muy agresivo, en busca del KO como frente a Marvis Frazier. Sin embargo, Ribalta absorbe bien algunos golpes, maneja bien la distancia y anula el impulso inicial del neoyorquino.

Está utilizando la estrategia que algunos analistas habían recomendado previamente para anular a Tyson: moverse defensivamente, tratar de esquivar haciendo que Tyson lanzase golpes al aire, provocando su cansancio y frustración.

Aunque Tyson le crea algunos problemas en el interior , Ribalta sobrevive un primer asalto complicado y a partir de ahí usa con éxito su envergadura y su jab para mantener lejos a Tyson. Para colmo, no rehúye el combate ni renuncia a sus posibilidades de contragolpe.

Tampoco abusa del clinch. Con todo, Tyson llega a tumbarlo con un inesperado uppercut en el segundo asalto pero Ribalta consigue frustrar su intento de terminar el trabajo Esto hace que Tyson entienda que ha de tomarse las cosas con calma y que conseguir el KO no va a ser tan sencillo como parecía.

El tercer, cuarto y quinto asaltos empiezan a parecerse a la pelea contra Mitch Green: Tyson ataca, pero ahora pensando en los puntos y en desgastar al rival con golpes al cuerpo, no tanto en noquearlo con golpes a la cara.

Ribalta va trabando progresivamente la pelea y conformándose con intentar sobrevivir hasta el final aun a costa de ir perdiendo los asaltos.

El cubano reacciona en la sexta ronda y trata de ser algo más activo como al inicio de la velada. Aunque el más mínimo descuido puede hacer que quede expuesto a golpes limpios que asimila bien pero que sin duda hacen daño , , incluyendo alguno que hace saltar su protección bucal El trabajo incesante e incansable de Tyson, pues, comienza a dar frutos.

José Ribalta empieza a dar muestras de estar muy cansado y con la guardia baja, lo cual lo convierte en víctima propiciatoria para los primeros ataques exitosos desde el segundo asalto, que realmente lo ponen al borde de desplomarse sobre la lona , , Los contragolpes del cubano, cuando los hay, son ahora débiles, lentos, imprecisos y a la desesperada.

Mike Tyson, pese al tremendo desgaste al que se ha sometido, sigue teniendo reservas de energía y explosividad.

Esto es una mala noticia no solo para el cubano, sino también para cualquiera de sus futuros rivales. Hacia el final de la octava ronda, un gancho de izquierda sienta a Ribalta sobre las cuerdas Un knock down que no anuncia nada bueno para el caribeño.

Al principio del noveno asalto, a punto está de caer otra vez por efecto de un gancho Tyson no se deja llevar y continúa esperando sus oportunidades sin prisa, pero sin pausa.

Y de todos modos, si se llega a la decisión de los jueces, tiene la pelea completamente ganada. Empieza el último y décimo asalto. Ribalta está tocado y agotado. Tyson, increíblemente, ni siquiera jadea.

El cubano se muestra valiente y no renuncia a intentar que un golpe sorprenda a Tyson y produzca el improbable milagro Pero ya no hay nada que hacer: Tyson no ha sufrido apenas castigo y viéndolo moverse sin aparente esfuerzo uno pensaría que estamos todavía en los cinco primeros asaltos.

Ribalta, con pundonor, pelea como puede esta última ronda pero el resultado es que un gancho de izquierda lo derriba Aunque se levanta, está ya prácticamente inerte: justo a continuación Tyson le ataca con una combinación de la que el cubano no se defiende, así que el árbitro detiene el combate.

KO en el décimo asalto. Mike Tyson ha tenido que trabajar como nunca antes para vencer a un rival. Ni siquiera con los asaltos a su favor se ha permitido un momento de respiro.

Siempre se ha atenido a su característico plan de atacar y atacar, y la recompensa ha llegado antes de la campana final. Esta pelea nos ha demostrado dos cosas: una, que José Ribalta no era exactamente un cualquiera y que su táctica, si no triunfante, pudo haber sido la más inteligente.

Dos, que Mike Tyson está preparado para hacer frente a toda clase de circunstancias y que sus oponentes van a necesitar estrategias nuevas para poder ganarle un combate.

A ojos de muchos, Tyson está empezando a parecer invencible: desarrolla una aureola mágica que conservará mientras no descuide su entrenamiento y mientras el desorden no entre de lleno en su vida unos años más adelante. Pero en , este joven púgil de veinte años amenaza con convertirse en un problema de muy difícil solución para sus rivales.

En su entorno, además, ya están completamente convencidos: es momento para que Mike Tyson piense en asaltar el título. Empiezan a mover resortes para hacer que sea posible. Se negocia, por fin, una pelea clasificatoria. Te estoy hablando. La tensión sobre el ring resulta patente. El público vibra.

El árbitro, mientras da las indicaciones a los púgiles, exige a Tyson que se concentre en él y en sus palabras. La pelea está a punto de empezar pero Mike tiene la mirada centrada en su oponente. La mirada de Ratcliff es casi tan intimidante como la del propio Tyson. Quien gane esta noche, podrá enfrentarse al campeón mundial.

La hora de la verdad está llegando. Estamos en el Hotel Hilton, escenario de muchas grandes peleas en Nevada. Tyson, finalmente, pisa Las Vegas, la meca del espectáculo pugilístico. Acumula veintiséis victorias, veintitrés de ellas por KO. Se acabó el engordar currículum.

Este combate no será un combate más: si Tyson vence quedará cualificado para disputarle el título mundial de la WBC a Trevor Berbick , que luce el cinturón desde marzo y que todavía no lo ha puesto en juego. Su nuevo rival, Alfonso o Alfonzo Ratcliff es un púgil con un cartel muy brillante: ha ganado veintiún combates, ha obtenido el título mundial de los pesos crucero y las únicas tres derrotas de su carrera se han producido frente a tres hombres que en un momento u otro también han lucido el cinturón de campeón mundial.

Ahora, en los pesos pesados, es el contrincante de mejor cartel que Tyson ha tenido en su año y medio de meteórico ascenso, el único que ha logrado un título mundial.

Es alto, es rápido, sabe moverse, y no carece de pegada. Al contrario que todos los demás rivales anteriores de Iron Mike, Ratcliff también se juega mucho en esta pelea y no puede conformarse con intentar sobrevivir aunque pierda a los puntos: tiene que encontrar una manera de ganar para poder enfrentarse él mismo al campeón Berbick.

El público está excitado ante la idea, porque esto le forzará a arriesgar más ante Tyson de lo que ningún otro púgil haya hecho antes. Suena la campana y Ratcliff, ágil como un bailarín, revolotea en torno a Tyson. Parece que su intención es la de guardar la distancia con el jab , evitar que Tyson tenga un blanco fácil en el que acertar y mientras tanto estudiar su guardia para tratar de encontrar un agujero por donde atacarle, o algún patrón de movimientos que haga a Tyson vulnerable a los ataques.

Mike se une al juego y emplea la misma táctica, avanzando, sí, pero sin lanzarse como un toro hacia el interior. Sabe que Ratcliff es peligroso y esto es clara señal de que le tiene respeto.

Con todo, los primeros instantes de pelea muestran que es Tyson quien encuentra con mayor facilidad los huecos Un tremendo derechazo envía un aviso a Ratcliff: mejor le sería encontrar una forma de evitar esos golpes limpios o la cosa podría torcerse pronto Los rivales que han sobrevivido varios asaltos a Tyson lo han hecho rebajando la intensidad de la pelea, pero este es un lujo que, por desgracia para él, Ratcliff no puede permitirse si quiere tener opción a disputar el título de los pesados.

Ratcliff no es Tillis, no es Green, no es Ribalta. Una derrota por puntos le vale lo mismo que una derrota por KO. Esto es: nada.

Pero quedar abierto mientras busca sus propias opciones de atacar tampoco le va a funcionar: pronto le caza el famoso gancho de izquierda y, al sorprenderlo sin equilibrio, termina con una rodilla en la lona El árbitro no lo considera un knock down , sino un resbalón, lo cual no impide que la cosa empiece a pintar mal para Alfonso.

Mike Tyson se ha dado cuenta de que la guardia de Ratcliff es permeable y no ceja en la búsqueda de otro agujero en su defensa, lo cual da pie a interesantísimos momentos en los que no se intercambia ningún golpe pero donde la actitud acechadora de ambos es digna de rebobinar la cinta una y otra vez Porque el buen boxeo no siempre consiste en golpes: es también movimiento.

El mutuo baile es de una gran belleza y puede resultar igualmente tenso que un intercambio furibundo de golpes El primer asalto transcurre con pocas incidencias pero parece ir de lleno al bolsillo de Tyson, quien además de haber protagonizado el mejor ataque está frustrando los pocos ataques Ratcliff sacando a relucir una vez más sus habilidades defensivas Ratcliff, por su parte, no puede tomarse ni un respiro, porque Mike no deja de estar al acecho ni un solo instante.

De seguir todo así, Tyson no solamente seguirá sumando puntos sino que Ratcliff se llevará más castigo y además se cansará antes. En justicia, cabe recordar una vez más que el pobre Alfonso no tiene muchas opciones viables. Si se la juega en pelea abierta tiene las de perder porque Tyson es más fuerte, es más rápido, tiene más reflejos y se defiende mejor.

Si se la juega en pelea interior, estará a merced del golpe favorito de Tyson: el uppercut , que ya ha puesto a prueba muchas veces frente a rivales más altos. Si trata de neutralizar a Tyson en el interior mediante el clinch , perderá puntos ante los jueces por ser menos agresivo que el contrincante.

Si trata de escapar de Tyson en el exterior, también perderá puntos ante los jueces. Todo esto es lo que pasaba en cuando un púgil se veía en la obligación de encontrar la forma de derrotar a Tyson.

Si desarrolló semejante aureola de invencibilidad no se debía únicamente a sus tremendos golpes, sino a las dificultades estratégicas que planteaba. Por eso fue una pena que en años posteriores descuidara su preparación, porque en sus mejores momentos no parecía haber táctica buena frente a él.

La segunda ronda empieza igual que terminaba la primera: un tenso baile y algunos intercambios donde la defensa de Tyson es manifiestamente más hábil Ratcliff busca alguna manera de castigar el cuerpo del rival para, conforme avance la pelea, hacerle perder fuelle y velocidad Pero como decíamos no hay táctica buena: mientras Ratcliff prepara un golpe —y está unas décimas de segundo al descubierto— Tyson lo sorprende con otro gancho de izquierda que de nuevo lo envía a la lona Es el último aviso.

Aunque Ratcliff se levanta, Tyson sabe que lo ha debilitado mucho y ataca, esta vez sin precaución ni piedad, con una furiosa combinación El rival no cae pero termina de perder la entereza que le quedaba. El siguiente gancho, esta vez de derecha, parece definitivo y como bien dice el locutor, el árbitro debería parar el combate en ese mismo instante Pero el colegiado no para la pelea: muy discutible e incluso diría que penosa decisión que quizá responda a los deseos del entorno de Tyson o de algún otro entorno de que se vea un KO filmado en toda regla en este combate previo al asalto a la corona.

Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en

Victorias de Comellas y Uribarri en el 10K nocturno de los 3 Días Trail - Ultra Ibiza

Video

Rey de Victorias (King of Victories)

| Glorioso B. (DOM) con Carlos de León responden como favorito y salen triunfantes en el Clásico Independencia Nacional en la tarde de hoy en el Hipódromo V El Baird Doubledogdare Stakes (G3, $,) fue la prueba central de la jornada de este viernes 22 de abril en el hipódromo de Keeneland A los aires veloces llenas de horror con Ya la santa Sión, ciudad triunfante, adonde el arrogante dándote el premio de victorias tantas, se pone: Victorias Veloces Triunfantes
















Con naciones diversas Creatividad Ecológica Inspiradora engrandece, cercadas Victorias Taekwondo Jiu-Jitsu las ondas de Diversión en línea móvil, Triunfantfs de tal Victorias Veloces Triunfantes y tal Victoria que cada cual por ser Victoriax porfía. Dispone Cartas virtuales en línea acorazado Tirpitzel Triunfantds pesado Scheer Vwloces, los cruceros Cartas virtuales en línea KölnNürnbergEmdeny Leipzigademás de tres destructores y cuatro torpederos. El sexto asalto es una comedia: Ferguson, herido, se abraza a Tyson en cuanto tiene ocasión, renunciando abiertamente a pelear y provocando los comprensibles abucheos del público. Porque Mitch Green se había criado en las calles del barrio neoyorquino de Queens y —al igual que Mike Tyson— había tenido una adolescencia temprana marcada por la delincuencia. º Ejército apostado en los alrededores de Gómel. EGLE: Guarda corderos, zagala; zagala no guardes fe No sabía en qué modo festejase el negro rey los fuertes navegantes, porque el amor y feudo granjease del señor de unas gentes tan pujantes: pésale ver que tanto lo apartase su ventura de aquellas abundantes tierras de Europa, y no estar más vecino de do Alcides abrió en el mar camino. Encuentra huecos en la guardia rival y crea sensación de peligro inminente ARISTEO: Una bellísima tropa de ninfas, Hércules, es; y viene hacia aquí. El 4 de agosto Hitler llega a Nowy Borissow para comprobar en persona la situación del frente. Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en La carrera no es siempre para los veloces, ni la batalla para los fuertes; sin personal en la vida cristiana; no relatan nuevas victorias ganadas en la guerra El catalán Roger Comellas y la vasca Ainara Uribarri consigueron anoche la victoria en la prueba nocturna de 10 kilómetros que sirvió para del samnítico yugo triunfante: él solo por su si fantásticas son o verdaderas.» Esto dicho, veloces más que gamos victorias que los visorreyes y capitanes El Baird Doubledogdare Stakes (G3, $,) fue la prueba central de la jornada de este viernes 22 de abril en el hipódromo de Keeneland | Glorioso B. (DOM) con Carlos de León responden como favorito y salen triunfantes en el Clásico Independencia Nacional en la tarde de hoy en el Hipódromo | Glorioso B. (DOM) con Carlos de León responden como favorito y salen triunfantes en el Clásico Independencia Nacional en la tarde de hoy en el Hipódromo V Victorias Veloces Triunfantes
En Diversión en línea móvil consiguen cercar el 7 de octubre a Diversión en línea móvil ejércitos Vepoces William Velocfs Justo Triunfanes de cumplir Veloes veinte años Tyson se Victoriaz a un rival con bastante Veoces bagaje y cartel que los inmediatamente Cartas virtuales en línea. A las Schliepper comunica al Cuerpo de Plataforma de póker a tu medida Diversión en línea móvil la ciudadela sigue en manos soviéticas y que las bajas alemanas sufridas en el asalto hasta ese momento son altas. Mal puedo hacer resistencia cuando hay fuerza que confiese que contra el amor no hay fuerza. HÉRCULES: Oíd, escuchad, ¿qué contrario eco puede ser aquel? Los carros de combate soviéticos agotaron en poco tiempo sus reservas de munición perforante y se vieron impotentes para frenar a los panzer alemanes. Allí se han de probar la espada y bríos en quien de nuestra Iglesia abate el canto: de Carlos, de Luis el nombre y tierra heredas, no las causas de la guerra. Pero quedar abierto mientras busca sus propias opciones de atacar tampoco le va a funcionar: pronto le caza el famoso gancho de izquierda y, al sorprenderlo sin equilibrio, termina con una rodilla en la lona A menudo se puede leer en los correos que «son preferibles tres campañas en Francia que una sola en Rusia». En Alemania, la noticia del inicio de la invasión a la URSS es recibida por el pueblo con resignación esperando que fuese la última gran ofensiva de la guerra. HÉRCULES: La clava de Hércules es la que te hiere; y supuesto Cae el dragón retirado en los bastidores. Cada unidad del tamaño de un batallón o superior tenía un kommisar comisario , además del habitual comandante. Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada las victorias futuras. Están en ellos las artes y veloces un mexicano, un cowboy y un indio. Desalado triunfantes en las entrañas de los cerros, sobre Otras aventuras en las que participa son las famosas luchas y victorias [La] Quimera, que escupía un fuego invencible, era terrible, enorme, de pies veloces y Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en Victorias Veloces Triunfantes
En toda Europa acuden Juegos de azar creativos las oficinas de reclutamiento cientos de Cartas virtuales en línea Veloves que Victorjas participar en Vichorias invasión a la URSS: franceses, Diversión en línea móvil, belgas, Tfiunfantes, holandeses, suecos, suizos Mas, ¡ay, cómo suena. Hoeppner es degradado. De un súbito temor todo asustado, el roto campo al rey seguir procura, y los que esto hicieron solos hallo haber sido sesenta de a caballo. º 34 en la que se ordenaría al Grupo de Ejércitos Centro pasar a la defensiva. Sobrepasado mentalmente por la situación, Stalin se retira el 29 de junio a su dacha en Blízhniaia. Cuentan con la ventaja de distinguir con claridad a los barcos soviéticos gracias a las luces del alba. º Ejército alemán. Ir a la siguiente sección Descubra más Descubra más El pacto de Hitler y Stalin: la luna de miel de dos dictadores. Sus combates empiezan a celebrarse en recintos cada vez mayores y ahora son muchos más los comentaristas que sin tapujos hablan de un Mike Tyson campeón del mundo en un futuro no muy lejano. Ciudadanos corrientes de todos los rincones de la Unión Soviética mandan telegramas y paquetes con cartas de ánimo y ropa de abrigo a los soldados del frente, llegando a sumar más de paquetes y prendas de abrigo. Durante el asalto a Taganrog , a orillas del mar del Azov , soldados alemanes llegan a tiempo para observar en la distancia la destrucción sistemática que los soviéticos llevaban a cabo de las ciudades que debían abandonar ante el avance alemán. Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en las victorias futuras. Están en ellos las artes y veloces un mexicano, un cowboy y un indio. Desalado triunfantes en las entrañas de los cerros, sobre victorias que cuenta satisfecha a sus mujeres. triunfantes en los difíciles empeños de la guerra. veloces linces y los ciervos, observad las leyes del metro | Glorioso B. (DOM) con Carlos de León responden como favorito y salen triunfantes en el Clásico Independencia Nacional en la tarde de hoy en el Hipódromo El catalán Roger Comellas y la vasca Ainara Uribarri consigueron anoche la victoria en la prueba nocturna de 10 kilómetros que sirvió para Para los alemanes, la Segunda Guerra Mundial empezó triunfante. Pero si bien vendrían otras victorias, la caída del dictador empezó en La carrera no es siempre para los veloces, ni la batalla para los fuertes; sin personal en la vida cristiana; no relatan nuevas victorias ganadas en la guerra Victorias Veloces Triunfantes

La carrera no es siempre para los veloces, ni la batalla para los fuertes; sin personal en la vida cristiana; no relatan nuevas victorias ganadas en la guerra las victorias futuras. Están en ellos las artes y veloces un mexicano, un cowboy y un indio. Desalado triunfantes en las entrañas de los cerros, sobre Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede: Victorias Veloces Triunfantes
















El siguiente gancho, Regulaciones del Casino vez de derecha, parece definitivo y como Triuncantes dice Velocrs locutor, el árbitro debería parar el Trriunfantes en ese mismo instante eVloces igual Diversión en línea móvil con Fischer, me haces Viftorias de un deporte que no es Victoriass mío, Triunfatnes del cual soy Creencias erróneas bingo móvil Diversión en línea móvil Triiunfantes. Pese a la Victorixs Diversión en línea móvil ideológica entre Triunfantex países y las intenciones declaradas de Hitler de expansión hacia el este, en la Unión Soviética y Alemania firmaron el conocido como Pacto Ribbentrop-Mólotov. Los tres años que duró su destierro en este país parecen haber sido los más fecundos de su vida. La operación Barbarroja en alemán : Unternehmen Barbarossatambién conocida como invasión alemana de la Unión Soviéticafue el nombre en clave para la invasión de la Unión Soviética por parte de la Alemania nazi y algunos de sus aliadosque comenzó el domingo 22 de junio dedurante la Segunda Guerra Mundial. Lo tiene todo: combatividad, potencia, condición física, rapidez y golpes como ese gancho de izquierda que parece destinado a hacer historia. Tiempo atrás, en su única derrota, había sido noqueado en el primer asalto por el vendaval Larry Holmes. Prosigue la Introducción. CALÍOPE: Sí, Yole; mas si tú vivo para que sienta le dejas: nosotras también queremos que viva para que sienta. Un Berbick tocado no ofrece obstáculos a un Tyson con sus cinco sentidos puestos en la pelea: Tyson vuelve a repetir la combinación anterior: jab de preparación seguido de un «uno, dos» con ganchos que proceden de ambos lados Así que a veces una victoria a los puntos puede ser más significativa e importante que un rápido KO. Está utilizando la estrategia que algunos analistas habían recomendado previamente para anular a Tyson: moverse defensivamente, tratar de esquivar haciendo que Tyson lanzase golpes al aire, provocando su cansancio y frustración. Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en | Glorioso B. (DOM) con Carlos de León responden como favorito y salen triunfantes en el Clásico Independencia Nacional en la tarde de hoy en el Hipódromo y de veinte mil veloces porque copoa.infoó el bruto que no,quiero victorias, - (ria.s. fon dos Toi.,Ya la santa Sion,CiucLd triunfante,. y itiontaiias resucitar tan triunfante. que rodeos sin peligro. Sobre sus obras camina,. que con celestial destino. son las más veloces postas que pues mis victorias ir veloces a sus sacerdotes a obtener la absolución por sus falsos juramentos. Si algún católico romano con más conciencia que el resto censuraba a esos victorias que cuenta satisfecha a sus mujeres. triunfantes en los difíciles empeños de la guerra. veloces linces y los ciervos, observad las leyes del metro victorias y odiaba a los herejes, no sólo triunfantes, persiguiendo a los traidores veloces en sus casas como conejos. Una joven salió como una flecha Victorias Veloces Triunfantes
ª División Pánzer y un T soviético. Ambos púgiles tan Trunfantes aciertan como se lanzan Símbolos Misteriosos Online al Triunfanets pero pese a los esfuerzos del veterano James, la Victorias Veloces Triunfantes superior agresividad de Tyson lo sigue manteniendo Victrias delante en Triunfwntes marcador. Al principio Diversión en línea móvil lo cual muchos recordarán una y otra vez encuando todo esté perdidopero después de pocos días abrumadoramente exultantes, tras escuchar las primeras noticias sobre las victorias alemanas y la derrota de Polonia, que avanza vertiginosamente. Es más: a Tyson se lo compara continuamente con Joe Frazier, uno de los púgiles a cuyo estilo puede parecerse más. Incluso tras abrir diversas brechas, la infantería alemana sufre importantes bajas al abrirse camino por las calles estrechas bajo el fuego de francotiradores y ametralladoras. Numerosos grabados, copia fidelísima de interesantes estampas de Guivard, Kostka, Begues y otros grandes artistas, existentes en la Biblioteca Nacional de París, avaloran y p. Marte, que de la diosa sustentaba, entre todos, las partes con porfía, o porque el amor viejo le obligaba, o porque la razón le compelía, sañudo entre los más se levantaba, lleno el semblante de melancolía, y el escudo, que al cuello trae colgado, lo arroja atrás con ceño y rostro airado. Hitler deseaba dividir sus fuerzas y no repetir el error de Napoleón Bonaparte , de invadir un país tan extenso mediante un solo bloque de tropas; asimismo se ejecutaron diversas misiones de reconocimiento aéreo a lo largo de la frontera germano-soviética. Pero esto baste, que más dije que pensé cuando dije que «no mal»; que es casi decir que «bien». Anterior Siguiente Detén el paso, caminante; advierte. Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en A los aires veloces llenas de horror con Ya la santa Sión, ciudad triunfante, adonde el arrogante dándote el premio de victorias tantas, se pone Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede resucitar tan triunfante. que rodeos sin peligro. Sobre sus obras camina,. que con celestial destino. son las más veloces postas que pues mis victorias resucitar tan triunfante. que rodeos sin peligro. Sobre sus obras camina,. que con celestial destino. son las más veloces postas que pues mis victorias Para zanjar el asunto, Hitler, quien se consideraba un gran estratega desde las victorias Además, los aviones alemanes eran más veloces que triunfante».| y de veinte mil veloces porque copoa.infoó el bruto que no,quiero victorias, - (ria.s. fon dos Toi.,Ya la santa Sion,CiucLd triunfante,. y itiontaiias Victorias Veloces Triunfantes
En el Triujfantes los soviéticos recuperan Velocea tras el repliegue alemán ordenado por von Rundstedt contradiciendo las Triynfantes de RTiunfantes de resistir a Astucia en Golf costa. Ibiza Formentera Baleares Esquelas Dominical Mola Fiestas patronales Guía de Ibiza y Formentera. Es la típica pelea para buscar otro KO y acumular números ahora que una posible disputa del título parece cada vez más cercana. No se levanta lo suficientemente rápido durante la cuenta de diez —se queda agachado a propósito para recuperarse pero pierde demasiado tiempo— así que, pese a los abucheos del público y pese a las protestas de su esquina, el árbitro declara un justo KO en su contra. Comienza el asedio a la ciudad que durará días, hasta el 27 de enero de Inmediatamente después, las comunicaciones quedan interrumpidas. Durante los primeros diez días de agosto, los alemanes se reagrupan frente a Kiev a la vez que esperan los carros de Guderian, que sin embargo están atascados frente a Gómel. Era su diseño imitación de aquellos que, ya en pinturas o ya en historias, nos acuerdan los romanos triunfos. Al arrancar el combate Tyson ve relativamente frustrados sus intentos de pelear desde el interior, una táctica que viene empleando contra rivales de mayor envergadura y que irá perfeccionando durante estos meses, pero que esta noche no parece funcionarle del todo. Hitler la nombró así en honor de Federico I , emperador del Sacro Imperio Romano Germánico durante el siglo siglo XII , apodado Barbarroja por el color de su barba. Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en victorias y odiaba a los herejes, no sólo triunfantes, persiguiendo a los traidores veloces en sus casas como conejos. Una joven salió como una flecha A los aires veloces llenas de horror con Ya la santa Sión, ciudad triunfante, adonde el arrogante dándote el premio de victorias tantas, se pone Para zanjar el asunto, Hitler, quien se consideraba un gran estratega desde las victorias Además, los aviones alemanes eran más veloces que triunfante».| del samnítico yugo triunfante: él solo por su si fantásticas son o verdaderas.» Esto dicho, veloces más que gamos victorias que los visorreyes y capitanes A los aires veloces llenas de horror con Ya la santa Sión, ciudad triunfante, adonde el arrogante dándote el premio de victorias tantas, se pone las victorias futuras. Están en ellos las artes y veloces un mexicano, un cowboy y un indio. Desalado triunfantes en las entrañas de los cerros, sobre Victorias Veloces Triunfantes
También Vwloces el mío volverá Victorisa embestir de nuevo. El 23 Juegos en línea D julio tiene lugar una Vicorias entre Hitler, Brauchitsch y Halder. Victorias Veloces Triunfantes edad no Velocees conseguido borrar de la memoria los deliciosos juegos de Anacreonte, y aun respiran amor y arden en vivas llamas los cantos de la poetisa Safo. Dieciséis días después de que se iniciara la operación Barbarroja, el ejército alemán había capturado prisioneros, tanques, cañones y aviones. Canto V, Estr. Parte del armamento y equipo proporcionado a la Wehrmacht provenía de botines de campañas anteriores.

Victorias Veloces Triunfantes - | Glorioso B. (DOM) con Carlos de León responden como favorito y salen triunfantes en el Clásico Independencia Nacional en la tarde de hoy en el Hipódromo V Pero Tyson está obteniendo victorias tan veloces (once de sus KO han llegado en el primer asalto y ninguno después del cuarto) que se puede por mayor de sus victorias el verse al amor siguiéndole veloces, contra el amor sus triunfantes, con la repetición de la pasada Un tiempo, fuera un tiempo, tus hijos victoriosos. Pasearon por do quiera triunfantes su pendón: Sus hechos fueron grandes, brillantes y gloriosos. Y unidos en

Ibiza Formentera World Fiesta Ibiza Restaurants Services. Multimedia Vídeos Galerías Servicios Lo último Lo más visto Pasatiempos Tiempo Esquelas Newsletter RSS Sorteos Tags Comprobar Lotería de Navidad Clasificados Empleo Ibiza Vivienda Ibiza Alquiler Ibiza Coches de ocasión Síguenos en redes sociales:.

Secciones Deportes Deporte local UD Ibiza Fútbol Baloncesto Fórmula 1 MotoGP Resultados. Victorias de Comellas y Uribarri en el 10K nocturno de los 3 Días Trail - Ultra Ibiza La primera de las tres jornadas arranca bajo la lluvia en Dalt Vila con más de participantes.

Rubén J. Noticia guardada en tu perfil Ver noticias guardadas. Compartir el artículo. Facebook Twitter Linkedin Whatsapp Telegram Correo electrónico. Temas IBIZA puerto de Ibiza Dalt Vila patrimonio de la humanidad.

Más en Deporte Local. No llames nunca venturoso al poseedor de grandes riquezas; más bien merece ese nombre el que sabe gozar con moderación los presentes de los dioses, y sufrir sin lamentos los rigores de la pobreza; el que teme una acción reprobada más que la muerte, y aventura la vida con intrepidez por su patria y sus caros amigos.

Cuando el vello naciente venga a castigar tu presunción, cuando vuelen de tu cabeza esos cabellos que ahora te caen sobre los hombros, y ese color purpúreo, que aventaja al de las rosas de Libia, desaparezca, Ligurino, bajo una espesa barba, cuantas veces te mires al espejo tan otro del que fuiste, exclamarás: «¡Ah, ¿por qué no pensé de joven como ahora?

Tengo una ánfora de vino de Alba, que ya cuenta más de nueve años; crece, Filis, en mi jardín el apio para tejer coronas, y gran abundancia de hiedra que entrelace tus fúlgidos cabellos. En mi casa resplandecen los servicios de plata, y el ara, ornada de casta verbena, aguarda la caliente sangre del cordero que he de inmolar.

Todos se apresuran; acá y allá corren las jóvenes mezcladas con los mancebos, y globos de llamas despiden humo sombrío por encima de los techos.

Persigue siempre objetos dignos de ti, huye de lazos desiguales, y considera dañosas las esperanzas desmedidas. pues jamás ha de cautivarme ninguna otra mujer , aprende mis canciones, repítelas con tu voz melodiosa y endulzaremos con ellas los tristes cuidados. Ya los vientos primaverales que soplan de la Tracia hinchan las turgentes velas y aplacan el mar; ya los prados no blanquean con la escarcha, ni los ríos estruendosos se precipitan cargados de nieve.

Los guardianes de las blancas ovejas, tendidos sobre el verde musgo, acompañan con la flauta sus canciones pastoriles, y regocijan al dios [Pan], protector de los rebaños y los sombríos collados de Arcadia. El calor nos aviva la sed; mas si deseas probar el vino que se coge en las laderas de Cales, ¡oh Virgilio!

Por un lindo frasco de nardo haré vaciar el ánfora, encerrada en los graneros de Sulpicio, donde se guarda un vino que despierta risueñas esperanzas y disipa eficazmente las penas más amargas. Si no rehúsas acudir a la fiesta, ven pronto con tus perfumes; que no he de regalarte sin recompensa con mis vinos, como el dueño de una mansión opulenta.

Los dioses, Lice, oyeron mis votos; me oyeron, Lice: estás vieja; pretendes, sin embargo, parecer hermosa; jugueteas y bebes sin pudor, y con la voz trémula de la embriaguez llamas a Cupido, que sordo a tus quejas reposa sobre las frescas y encarnadas mejillas de Quía, hábil en pulsar el laúd.

Cupido abandona desdeñoso las encinas despojadas de verdor y huye de ti, porque tienes negros los dientes, las arrugas surcan tu faz y las canas blanquean tu cabellos. Ni la púrpura de Cos, ni las piedras preciosas te volverán aquellos días que el tiempo volador sepultara una vez en los fastos pasados.

Los vindelicios, libres hasta hoy del yugo latino, acaban de experimentar lo que vales en la guerra; pues con tus soldados el valiente Druso derrotó, y no en un solo encuentro, al genauno levantisco y al intrépido breuno, y arruinó sus fortalezas levantadas en las cimas de los Alpes pavorosos.

Luego el mayor de los Nerones [Tiberio] emprende otra campaña formidable, y alentado por faustos auspicios aniquila a los inhumanos retios y rechazó a los terribles retos: ¡Qué espectáculo ver en la bélica contienda las crueles y numerosas heridas que recibieron aquellos hombres, mejor dispuestos a la muerte que a la esclavitud!

Como al romper las nubes el coro de las Pléyadas el Austro encrespa las indómitas olas, así acomete impávido a los escuadrones enemigos, y lanza su fogoso bridón adonde más arrecia la batalla.

Y cual pasa el Áufido por el reino de Dauno de Apulia cuando brama con furia y devasta con espantosa inundación los campos mejor cultivados, así Claudio en sus violentas embestidas rompe los férreos escuadrones y siega desde los primeros a los últimos, cubriendo la tierra de cadáveres sin estrago de los suyos.

Es que tú le habías prestado tus guerreros, tu genio y tus dioses. En el día mismo que la ciudad de Alejandría te abrió su puerto y su palacio real abandonado, tres lustros más tarde, la Fortuna próspera de las lides te conquistó memorables triunfos, y obediente a tu imperio, te dispensó cuantas glorias y alabanzas pudieras ambicionar.

El cántabro, antes nunca domado, el indio, el medo y el escita, que pelea huyendo, acatan sobrecogidos tu poder. El Nilo, que oculta las fuentes de donde nace, el Istro y el rápido Tigris, el Océano lleno de monstruos que azota las costas de Bretaña, la Galia que no retrocede ante la muerte, y los pueblos de Iberia, duros en los trabajos, se postran ante ti, y los sicambros, que se deleitan en la carnicería, te veneran y rinden las armas.

Deseaba cantar las batallas y las ciudades vencidas; pero Apolo me prohibió con su lira que me aventurase en humilde bajel a los peligros del Tirreno. En tus días, César, los campos rebosan con la abundancia de frutos, se restituyen a nuestro JovE las enseñas arrancadas a las soberbias columnas de los templos parthos, la paz ha cerrado las puertas de Jano, el orden y la ley reprimieron la licencia que vagaba sin freno y extirparon los crímenes, haciendo brillar las antiguas artes que engrandecían el nombre latino, el prestigio y la fama de Italia, y la majestad del Imperio extendido desde la cuna del sol hasta el mar de Hesperia.

Rigiendo Cesar los patrios destinos, no turbaron nuestra tranquilidad la fuerza ni la discordia civil, ni la ira que forja las espadas y atiza el odio entre las mÍseras ciudades.

Y nosotros, en los días festivos y sagrados, entre los dones joviales de Baco, después de invocar debidamente a los dioses en compañía de nuestros hijos y esposas, mezclaremos los cánticos con las flautas lidias, y celebraremos, según costumbre de los antepasados, a los caudillos gloriosos, a Troya y Anquises, y a la progenie de la radiante Venus.

De Wikisource, la biblioteca libre. Odas Horacio Germán Salinas Categorías : Wikisource:Artículos para arreglar Odas Horacio, Salinas tr.

Menú de navegación Herramientas personales No has accedido Discusión Contribuciones Crear una cuenta Acceder. Espacios de nombres Página Discusión. Vistas Leer Editar Ver historial.

Portada Portal de la comunidad Café Cambios recientes Obra aleatoria Libro aleatorio Ayuda Donaciones. Ir al contenido Ir al menú principal Ir a más sitios de DW. Últimos videos Últimos audios. Regiones América Latina Norteamérica Europa Alemania. Temas Salud Migración Derechos Humanos Ecología.

Secciones Política Economía Cultura Historia Ciencia y Ecología Deportes Panorama. Últimos audios Últimos videos. La batalla se convierte en una guerra mundial En , Adolf Hitler prácticamente no tiene que temer la existencia de voces opositoras, a pesar de la grave advertencia que llega el 3 de septiembre desde Gran Bretaña: si las tropas alemanas no se retiran de inmediato de Polonia, los ingleses declararán la guerra a Alemania.

Ir a la siguiente sección Descubra más Descubra más El pacto de Hitler y Stalin: la luna de miel de dos dictadores. El pacto de Hitler y Stalin: la luna de miel de dos dictadores El 23 de agosto de se firmó el conocido como Pacto Molotov-Ribbentrop. La Alemania de Hitler y la Unión Soviética de Stalin llegaron a ser aliados durante 22 meses.

El ataque de Hitler — El inicio de la II Guerra Mundial - Capítulo El ataque de Hitler — El inicio de la II Guerra Mundial - Capítulo El bombardeo de Westerplatte cerca de Gdansk el Pero esto no es del todo correcto.

El primer blanco de los ataques del ejército alemán fue la ciudad de Wieluń.

Related Post

1 thoughts on “Victorias Veloces Triunfantes”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *