[REQ_ERR: 401] [KTrafficClient] Something is wrong. Enable debug mode to see the reason. Estrategias para una economía sólida

Estrategias para una economía sólida

La Economía Social y Solidaria, como eje principal del sistema económico justo, democrático, productivo, solidario y sostenible, crea proyectos y programas para mejorar las condiciones de vida de las personas. En el presente proyecto propone que se realice un marco metodológico que permitirá conocer a cada uno de los integrantes de las asociaciones y la tarea que debe desempeñar en cada fase, con esta implementación se tendrán claros los objetivos a ser alcanzados y la responsabilidad que cada uno debe cumplir con la supervisión y monitoreo de su líder para impulsar el desarrollo local.

Entre las conclusiones de la investigación, destaca la pertinencia de la economía solidaria en la promoción del desarrollo local, pues a partir de estas organizaciones se promueve la introducción de algunos servicios de apoyo para la transformación de los sistemas productivos locales; así como la formación de líderes con competencias para participar en la toma de decisiones relacionadas con el desarrollo local.

Palabras clave: desarrollo local, economía solidaria, territorio, estrategia. Abstract: Local development is a multidimensional process aimed at improving well-being of the population.

Unlike other proposals, the territory has a strategic importance in the local strategies, which is configured as a development factor, as it bases the design and elaboration of policies adapted to territorial conditions.

Within the framework of these programs, the solidarity economy has been promoted in the international arena for some years. Within the solidarity economy there are some forms of social organization such as cooperatives, mutual societies and social enterprises, which favor the achievement of the objectives proposed within the local development policies.

Based on the above, this paper analyzes the role of solidarity economy in the context of local development initiatives.

Methodologically, the study was based on a bibliographic design based on literature review in the field of local development and solidarity economy. Among the conclusions of this research, the relevance of solidarity economy in the promotion of local development stands out due to the fact that from these organizations it is promoted the introduction of some support services for the transformation of the local productive systems, as well as the formation of leaders with competencies to participate in decision making related to local development.

Keywords: Local development, solidarity economy, territory, strategy. Las estrategias de desarrollo local han surgido como una propuesta alternativa a las políticas tradicionales de desarrollo centradas en la promoción del crecimiento económico.

Las mismas han surgido a partir del mejoramiento del comportamiento de los grandes agregados macroeconómicos como la inflación, el empleo, el ingreso entre otras variables. Actualmente, se consideran otros factores que representan el beneficio para las comunidades como las políticas de desarrollo local; las cuales se fundamentan en la utilización de los recursos locales potencial de desarrollo , la partición local, la innovación, el desarrollo tecnológico y el territorio como factor estratégico de desarrollo.

En el marco de estos procesos, la economía solidaria ha comenzado a perfilarse como un instrumento para el alcance de los objetivos del desarrollo local; los cuales, en líneas generales, se orientan hacia la transformación de la estructura productiva local. Con la profundización de la globalización a partir de la década de , las corporaciones transnacionales adquieren gran protagonismo en el sistema económico mundial y se redefine el papel del Estado en los procesos de crecimiento y desarrollo, por tanto el término desarrollo se replantea, dado que en líneas generales, los países enfrentan nuevos problemas de orden económico, social, tecnológico y ambiental; demostrando la necesidad de introducir transformaciones en las diversas dimensiones del proceso para promover el mejoramiento de la calidad de vida de la población.

Algunos autores como Alburquerque y Vázquez Barquero plantean que estas estrategias encuentran sus bases en las siguientes políticas:.

Iniciativas locales de empleo ILE : surgieron en la década de los años ochenta, como una alternativa para dar respuesta desde el territorio a los problemas del desempleo. Iniciativas locales de desarrollo empresarial IDE : se comenzaron a gestar en la década de los años ochenta como resultado de la necesidad de valorar el papel de las PYMES en el desarrollo, enfatizando su aporte en la generación de empleo e ingreso.

Iniciativas de desarrollo local IDL : abarcan el abordaje integral de los aspectos que incluyen las ILE y las IDE, enfatizando la capacitación del recurso humano local para el empleo, la innovación como fundamento de la transformación de los sistemas productivos y el fortalecimiento del tejido empresarial local.

Uno de los objetivos de esta política se fundamenta en el mejoramiento del bienestar de la población local, sobre la base de la creación y el fortalecimiento de las empresas locales, así como de la conformación de redes de empresas.

Tales transformaciones abarcan las diversas dimensiones del territorio que se concretan desde la postura de Cuervo en los siguientes aspectos:. Económico: orientado a favorecer la capacidad de los empresarios locales para organizar y utilizar los recursos territoriales como potencial de desarrollo, induciendo al mismo tiempo la generación de ventajas competitivas basadas en la cooperación y solidaridad de los agentes para la conformación y fortalecimiento de las PYMES; las cuales resultan clave para la creación de sistemas productivos locales especializados.

Sociocultural: encaminado al desarrollo de una cultura económica propia la cual, además del arraigo territorial de la población local, revela un conjunto de metas y objetivos de desarrollo socialmente construidos y compartidos ampliamente por los actores locales públicos y privados.

Político-administrativo: encauzado al fortalecimiento de los vínculos entre los actores públicos y privados para la toma de decisiones vinculadas directamente con el desarrollo. Los factores mencionados permiten concretar en cada territorio los problemas existentes, las oportunidades de desarrollo, los recursos potenciales para una estrategia de desarrollo basada en el territorio, las variables sobre las que deben intervenir los agentes locales para promover la transformación estructural, entre otros aspectos.

De esta manera, los actores promotores del desarrollo disponen de un diagnóstico pertinente que favorece las intervenciones territoriales para concretar el desarrollo local.

Entre las principales diferencias que presentan las políticas tradicionales de desarrollo y la política de desarrollo local, Alburquerque, Costamagna y Pérez, enfatizan que:.

Las políticas con enfoque convencional del desarrollo orientan acciones hacia el crecimiento cuantitativo, expresado en los términos de los agregados macroeconómicos PIB, inflación, empleo, etc.

Las políticas de desarrollo local se encaminan hacia la satisfacción de las necesidades básicas de la población local en materia de empleo, ingreso, calidad de vida, conservación de los recursos naturales, articulación y fortalecimiento del tejido productivo, adopción de innovaciones de base territorial, fortalecimiento de los gobiernos locales, participación directa de los actores en el diseño e instrumentación de la política de desarrollo, fortalecimiento del sistema productivo; así como del empleo local para asegurar los ingresos de la población y el desarrollo de sus capacidades.

En estos términos, dentro de la política de desarrollo local, el territorio socialmente construido resulta el factor estratégico para el diseño de las estrategias locales de desarrollo; ya que sus raíces históricas, así como sus características sociales, económicas, culturales, institucionales, políticas y ambientales, recursos locales, sistemas productivos, por mencionar solo algunos aspectos, se configuran como los referentes fundamentales para identificar las potencialidades del territorio y definir la orientación de la política de desarrollo.

Considerando el territorio como un actor de desarrollo, Vázquez Barquero plantea que cada localidad dispone de un conjunto de recursos que se configuran como el potencial de desarrollo. En cada región, país, localidad o territorio se precisan diferencias en cuanto a la estructura productiva, mercado de trabajo, factores de producción disponibles, tejido empresarial, capacidad territorial para adoptar innovaciones, capacitación del recurso humano, funcionamiento institucional, entre otros aspectos, los cuales forman parte de las diversas dimensiones que fundamentan el diseño e instrumentación de las iniciativas locales de desarrollo.

No obstante, algunos autores como Alburquerque y Vázquez Barquero coinciden en plantear algunos aspectos referenciales considerados como lineamientos generales para el diseño de políticas encaminadas hacia el desarrollo local:.

La articulación productiva del tejido empresarial con las diferentes actividades rural-urbanas, agroindustriales y de servicios características del territorio.

La promoción de la innovación y desarrollo tecnológico en función de los recursos y potencialidades del territorio; así como de las necesidades presentadas por el sistema productivo y empresarial local.

La participación de los actores locales en la estrategia de desarrollo. La incorporación de reformas en el sistema educativo, para atender los requerimientos de formación profesional y aportar respuestas a la problemática productiva y social del territorio.

El diseño de políticas dirigidas hacia la promoción y fortalecimiento del sector conformado por las PYMES.

El acceso a los servicios de apoyo a la producción como información, capacitación empresarial y tecnológica, financiamiento de las PYMES, entre otros.

A estos lineamientos se agrega la creación en el territorio del contexto socioeconómico e institucional proclive al desarrollo, lo cual implica la adopción de estrategias de fomento a la inversión, así como para el fortalecimiento de los vínculos y encadenamientos entre los diversos sectores económicos considerados clave en la política de desarrollo.

En función de los argumentos expuestos, destaca la importancia estratégica de las iniciativas de desarrollo local, pues promueven acciones orientadas hacia un desarrollo fundamentado en la construcción social del territorio, concretado en la conformación de redes de empresas, introducción de innovaciones, fortalecimiento de las instituciones y creación de capital social.

En esta orientación, cabe mencionar que dentro del desarrollo local se considera fundamental el fomento de las PYMES, así como de algunas organizaciones sociales ubicadas dentro de lo que se ha denominado economía solidaria, aspecto que será analizado de manera amplia en la siguiente sección.

Desde la postura de Abad y Abad , el término economía social tiene sus bases en los postulados propuestos en el Siglo XIX por algunos pensadores como Robert Owen o Pierre-Joseph Proudhon, en cuyos estudios se destaca la necesidad de replantear la estructura social vigente para el momento, la cual se caracterizaba por una desestructuración generada como consecuencia del liberalismo económico.

A partir de estos fundamentos, se gestan las bases de lo que actualmente se conoce en los términos de economía solidaria. Bajo el argumento planteado, el autor fundamenta la necesidad de tomar iniciativas orientadas hacia la sustitución de las bases del mercado capitalista, caracterizado por el poder de los grupos monopólicos, así como de los lineamientos del Estado centralizado, pues como consecuencia de la ausencia de un sistema democrático representativo y sustantivo, el modelo centralizado puede obedecer a los inte­reses de los grupos económicos determinados, generando un sistema económico que resulta injusto e ineficiente para satisfacer las demandas sociales.

Al respecto, Monzón y Chaves exponen que la economía solidaria se conforma a partir de un conjunto de empresas privadas organizadas formalmente, bajo los principios de autonomía para la toma de decisiones y libertad de adhesión, orientadas al desarrollo de acciones de mercado para la satisfacción de las necesidades de sus socios.

Tales empresas aseguran tanto la producción de bienes y servicios, como la distribución de los excedentes entre los agremiados. Asimismo, la toma de decisiones se realiza mediante procesos democráticos y participativos que no están vinculados directamente con el capital aportado por cada miembro.

Dentro de esta categoría, también se ubican las organizaciones privadas, constituidas formalmente bajo los principios mencionados, que se orientan a la prestación de servicios para mejorar el bienestar de las familias, cuyos excedentes no son objeto de distribución entre los agentes económicos que participan en la creación o financiamiento de los mismos.

De este modo, a partir de la economía solidaria se trasciende de los aspectos económicos para abarcar los factores sociales implícitos en la construcción de una sociedad, pues las bases de esta economía se gestan en el territorio considerando sus diversas dimensiones.

Desde esta perspectiva, el concepto de economía solidaria comprende el conjunto de organizaciones y empresas constituidas en el marco de una lógica muy distinta a la que caracteriza a las organizaciones conformadas dentro de una economía de mercado.

Esto se evidencia en los principales aspectos característicos de las empresas de economía solidaria, resumidas para fines el presente artículo en los siguientes términos: carácter privado, pues no forman parte del sector público; personalidad jurídica; son autónomas para la toma de decisiones; capacidad plena para elegir los órganos de gobierno, así como para controlar y organizar todas sus actividades; disposición de libertad de adhesión, es decir, la distribución de los beneficios entre los socios no es proporcional al capital sino a los aportes realizados por sus miembros a la organización a partir de las actividades desempeñadas; la actividad económica desarrollada se orienta a la satisfacción de las necesidades de las personas, hogares o familias y, son organizaciones democráticas de personas y no de capital.

Entre los tipos de organizaciones enmarcadas dentro de la economía social se encuentran las cooperativas, las cuales tienen un amplio campo de acción pues su creación puede responder a la necesidad de producir bienes y servicios dirigidos al mercado en general, mercados solidarios o autoconsumo, así como también pueden prestar servicios concretos a sus asociados como por ejemplo la compra de insumos o la investigación y asistencia técnica; entre otros.

También se ubican las sociedades mutuales, las asociaciones, las fundaciones y demás empresas sociales que, aun cuando tienen menor importancia para promover la economía solidaria, se caracterizan por perseguir objetivos económicos y sociales definidos dentro de los fundamentos de la economía solidaria.

Al respecto Fonteneau et al definen las principales organizaciones de economía solidaria en los siguientes términos:. Cooperativas: asociaciones autónomas y voluntarias de un conjunto de personas conformadas para satisfacer sus necesidades y alcanzar aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes, por medio de la creación de una empresa de propiedad conjunta caracterizada por la gestión democrática.

Las sociedades mutuales: organizaciones creadas básicamente con el fin de ofrecer servicios sociales a sus miembros, así como a las personas a su cargo, donde los riesgos son compartidos por los asociados y los recursos se encuentran en un fondo común. Asociaciones y organizaciones comunitarias: organizaciones sociales conformadas como un mecanismo para alcanzar diferentes formas de libertad individual de asociación, pues tienen el objetivo fundamental de producir bienes y servicios con fines sociales que trascienden el aspecto económico relacionado con el beneficio.

Empresas sociales: son organizaciones conformadas para aportar soluciones de carácter empresarial a los diversos problemas sociales, como por ejemplo: empleo, ingresos, entre otros. Fundaciones: pueden tener un carácter público o privado.

En función su objeto se califican como parte de la economía solidaria. Asimismo, Coraggio establece la configuración de la economía solidaria en el marco de una lógica conformada por tres subsistemas articulados en un sistema económico de generación y apropiación de recursos, los cuales, en función de sus características y estructura, presentan algunas tensiones y contradicciones:.

Un sector de economía empresarial, caracterizado como heterogéneo y fragmentado, donde predominan comportamientos de corto plazo y carácter especulativo. ISAZA CASTRO, J. Revista de la Universidad de La Salle, 86 , KIM, D. The Social science journal», 30, pp.

LABRADOR, M. En Cooperativismo y Desarrollo 5 2 , pp. LEE, S. En International Journal of Sustainable Development y World Ecology, Vol. º 1, pp. ORTIZ, W. Universidad ICESI. STRAUSS, A. edición pp. Medellín: Universidad de Antioquia. El acceso al contenido digital de cualquier número del Boletín de la Asociación Internacional de Derecho Cooperativo BAIDC es gratuito, en régimen de Acceso Abierto Open Access.

Los trabajos podrán leerse, descargarse, copiar y difundir, sin fines comerciales inmediatamente después de su publicación, sin la previa autorización del editor o el autor, siempre que la obra original sea debidamente citada y cualquier cambio en el original esté claramente indicado.

Journal Citations Indicator JCI : 0. Scimago Journal Rank JCR : 0. Scopus Cite Score : 1. Asociación Internacional de Derecho Cooperativo Facultad de Derecho Universidad de Deusto Avenida de las Universidades 24 Bilbao ESPAÑA.

Ir al contenido principal Ir al menú de navegación principal Ir al pie de página del sitio. Es preciso acentuar la capilaridad de las iniciativas más que su cantidad. Todo ello sugiere que la ESS ponga más el acento en la capilaridad y variedad de sus iniciativas que en su concentración y cantidad, en los trabajos reproductivos que en la productivos, en la dimensión comunitaria que en la socioempresarial, en la planificación democrática y la reciprocidad que en el mercado, en la escala local que en la global.

El primero sería multiplicar sus iniciativas en actividades esenciales, promoviendo modelos sostenibles vehículos eléctricos compartidos, cooperativas de vivienda con servicios colectivos, etc.

El segundo, disponer de entidades referentes que, en una situación de colapso, pudieran ser replicables por la propia población no solo en cada actividad esencial para la supervivencia, sino también en cada localidad y sector de las clases populares, sobre todo entre las personas migradas, la clase trabajadora poco cualificada, el personal técnico y la gente joven, unos sectores infrarrepresentados en la ESS.

El tercero sería dotar de autonomía material a los movimientos emancipadores. Además de seguir proporcionando ingresos y estabilidad a las personas activistas que trabajan en ella, como ya sucede ahora, se trataría de apoyar su actividad con parte de sus excedentes.

Una mujer compra en el puesto de la asociación Som del Barri en la Feria de Consumo Responsable y de Economía Social y Solidaria. Foto: Paula Jaume.

El cuarto sería propagar una nueva forma de vida más frugal, intensificando su práctica desde las propias entidades de ESS. Por ejemplo, ¿por qué no trasladar la idea de ciudad en transición a las entidades de ESS y constituirse en comunidades cooperativas en transición, modificando hábitos insostenibles y reduciendo el consumo tanto de la entidad como de sus miembros, mediante compromisos compartidos y recursos de apoyo?

Y el quinto objetivo sería crear comunidad y comunidades, promoviendo las iniciativas comunitarias de ESS huertos comunitarios, redes de apoyo mutuo, bibliotecas de herramientas y de cosas, bancos de tiempo, etc.

Todas estas acciones de economía social y solidaria deberían contribuir con el tiempo a hacer de nuestros municipios y comarcas territorios cada vez más autogobernados y autosuficientes, es decir, capaces de resolver sus necesidades básicas mediante lo que podríamos llamar economía popular solidaria, una economía integrada en mercados sociales locales e inspirada en los valores de la ESS, pero formada no solo por iniciativas de ESS, sino también por unidades de producción individual y familiar, microempresas mercantiles, actividades de autoproducción, etc.

Quizás logremos colectivamente llevar a cabo la transición ecosocial, pero si al final el colapso nos atrapa, al menos que hayamos convertido la ESS en una constelación de luciérnagas que señalan caminos de esperanza en medio de la oscuridad.

Plantea las estrategias a seguir para transformar la economía actual en una economía social, solidaria y de comercio justo, como alternativa clave para alcanzar El primero sería multiplicar sus iniciativas en actividades esenciales, promoviendo modelos sostenibles (vehículos eléctricos compartidos, cooperativas de 1. Aumentar el autoaprovisionamiento y la producción comunitaria. · 2. Mueva su dinero. · 3. Invierta o done a nuevas instituciones económicas. · 4

Video

40 consejos financieros para mejorar tu situación económica

Estrategias para una economía sólida - En este artículo se detallarán algunas estrategias para la economía social y solidaria con un enfoque sobre el propósito estratégico y Plantea las estrategias a seguir para transformar la economía actual en una economía social, solidaria y de comercio justo, como alternativa clave para alcanzar El primero sería multiplicar sus iniciativas en actividades esenciales, promoviendo modelos sostenibles (vehículos eléctricos compartidos, cooperativas de 1. Aumentar el autoaprovisionamiento y la producción comunitaria. · 2. Mueva su dinero. · 3. Invierta o done a nuevas instituciones económicas. · 4

Journal Citations Indicator JCI : 0. Scimago Journal Rank JCR : 0. Scopus Cite Score : 1. Asociación Internacional de Derecho Cooperativo Facultad de Derecho Universidad de Deusto Avenida de las Universidades 24 Bilbao ESPAÑA.

Ir al contenido principal Ir al menú de navegación principal Ir al pie de página del sitio. Palabras clave: asociación, economía solidaria, empresas, necesidades básicas insatisfechas, poscovid. Resumen La economía solidaria ha generado, grandes transformaciones sociales desde la perspectiva económica de las empresas.

Recibido : 26 agosto Aceptado : 02 mayo Descargas La descarga de datos todavía no está disponible. José Javier Nuvaez Castillo, Universidad Cooperativa de Colombia, Colombia. Citas ALCALDÍA DISTRITAL DE SANTA MARTA. LEVITT, T. New York.

PDF corr. Cómo citar. Rodriguez Fernandez, Andrea Carolina, y José Javier Nuvaez Castillo. Boletín De La Asociación Internacional De Derecho Cooperativo , n.

º 62 julio , Formatos de citación ACM ACS APA ABNT Chicago Harvard IEEE MLA Turabian Vancouver Descargar Cita.

Difusión en régimen de Acceso Abierto Open Access El acceso al contenido digital de cualquier número del Boletín de la Asociación Internacional de Derecho Cooperativo BAIDC es gratuito, en régimen de Acceso Abierto Open Access.

Idioma English Español. Generan grandes ingresos y no necesitan de inversiones cuantiosas. Así, podría pensarse que el ciclo de vida de un producto atraviesa cronológicamente estas cuatro fases: interrogante, estrella, vaca, perro.

Existe muchísima información sobre esta matriz, ya que fue creada por Boston counsulting en A pesar de su simplicidad, permite una perspectiva global del estado actual de la cartera de servicios o productos, es fácil de asimilar y de usar, económica en cuanto al tiempo que puede insumir su aplicación, y por supuesto ha de servir como una base en clave para tal vez realizar análisis posteriores más rigurosos.

Si bien el concepto de Economía Social y Solidaria no aún tiene un consenso académico bien definido, pero podemos decir a grandes rasgos que es una prácticas alternativas al sistema económico mediante la aplicación de valores universales, como la equidad, la justicia, la fraternidad económica, la solidaridad social, el compromiso con el entorno y la democracia directa.

La idea de Economía Social y Solidaria se emparenta con el concepto del Tercer Sector que se desarrolla a continucación. Si tuviéramos que descomponer en sectores naturaleza de la oferta y la demanda que circula en las sociedades actuales fácilmente notaríamos que existen 3 dimensiones esenciales.

El sector privado , que se asienta en el paradigma económico de las sociedades actuales y se rige por la lógica capitalista del mercado, existiendo en un contexto en el que se crean productos y servicios para satisfacer necesidades artificiales o no esenciales y se fomenta el consumo de los mismos a veces desproporcionadamente, o con fines meramente lucrativos.

El sector gubernamental por su parte, atiende las necesidades más primordiales de la organización de la vida social y humana , creando marcos de confiabilidad y garantizando el acceso igualitario a la educación, la salud, y la seguridad social.

Subsiste por vía de la regulación impositiva, y permite mantener las condiciones en que pueden desarrollarse la competencia y la legalidad.

Finalmente, existe lo que se denomina Tercer sector , que es el conjunto de entidades que no siendo ni públicas, ni teniendo ánimo de lucro, se ocupan de realizar proyectos de acción social, o defender intereses de colectivos. Estas instituciones cuya característica principal es ser privadas pero no lucrativas, y desenvolverse en el espa cio público para asistir demandas no satisfechas ni por el Estado , ni por el Mercado son las Organizaciones no Gubernamentales, Asociaciones, Sindicatos, Colegios Profesionales, Fundaciones, etc.

Es importante reconocer que no buscan para sí consumidores, sino participantes activos, y su finalidad no es aumentar la porción del mercado, sino provocar un cambio social , no obstante requieren para su desarrollo de los mismos instrumentos de comunicación y promoción social, que las empresas del primer sector.

Es decir, en la actualidad, la sobre oferta ha llevado a las empresas a desarrollar al máximo las estrategias del marketing y de la publicidad , existiendo una verdadera competencia feroz por la preferencia de los consumidores, que se percibe invasivamente en todos los medios de comunicación.

En este contexto, las organizaciones del Tercer sector también precisan de herramientas de gestión interna, de administración organizacional, de eficiencia y de buen servicio, en tanto que atienden también a segmentos de la población, aunque categorizados en función de articularlos con el desarrollo de la cultura.

La idea de Economía Social y Solidaria como forma de producción, consumo, y distribución de riqueza centrada en la valorización del ser humano y no en la priorización del capital están en perfecta relación a la forma de satisfacción de necesidades de la población que propone el Tercer Sector desarrollado en el artículo.

Desafían el poder de los sistemas basados en el individualismo, la rentabilidad y la propiedad privada. Las economías solidarias surgen de movimientos e integran las tres estrategias más comunes para el cambio social: la transformación personal, la creación de instituciones alternativas y el cuestionamiento de las instituciones dominantes.

El fortalecimiento de movimientos de economía solidaria requiere la construcción de redes, federaciones y coaliciones que se alineen con los principios y prácticas de la economía solidaria. Es aquí donde nos volvemos verdaderamente poderosos. Eso solo es posible cuando trabajamos en conjunto como un movimiento, cuando los organizadores y las comunidades de economía solidaria construyen relaciones y trabajan alineados.

Las herramientas comunes de economía solidaria de Isla de la Tortuga Centroamérica y Norteamérica, de acuerdo con los pueblos nativos , con frecuencia incluyen: las cooperativas de ahorro y crédito para personas de bajos ingresos, las cooperativas de vivienda, fideicomisos comunitarios de tierras, cooperativas de alimentos y consumidores, programas de agricultura apoyada por la comunidad CSA, siglas en inglés , cooperativas de trabajadores y productores, redes de comercio justo, huertos comunitarios, tandas club de préstamo informal , clubes de compra, redes de trueque, bancos de tiempo y hasta monedas complementarias y software de código abierto.

Las estrategias y prácticas de fortalecimiento de movimientos utilizadas por los organizadores de la economía solidaria incluyen la creación de cadenas de suministro solidarias, solidarity supply las estrategias de instituciones ancla, las iniciativas conjuntas de mercadeo o certificación, la asistencia técnica y el intercambio de conocimientos entre pares, los proyectos educativos, el financiamiento democrático y cooperativo, las campañas para promover políticas, los foros, las asambleas y los espacios de presupuestos participativos para construir conjuntamente una visión y una estrategia para el desarrollo de la economía solidaria.

Varios de estos elementos, actuando en conjunto, pueden crear poderosos sistemas de economía solidaria. Estas listas son parciales y hay muchas actividades que son más informales o invisibles para el estado.

Si cree que una actividad informal podría formar parte de los movimientos de economía solidaria, intente aplicar los principios a esa actividad para explorar por qué. Ser un verdadero ejemplo de los valores de la economía solidaria significa tener que transformar nuestras relaciones e instituciones sociales, económicas y políticas.

Con demasiada frecuencia vemos que nuestras organizaciones, desde las cooperativas individuales hasta las federaciones internacionales, replican las relaciones y los valores coloniales y capitalistas.

Quizás la parte más difícil de nuestro trabajo es mantener el equilibrio entre lo que es realista y lo que es demasiado idealista e identificar los puntos en los que debemos ceder para mantener vivas a nuestras comunidades en el presente, al tiempo que avanzamos hacia una liberación futura.

Nombrar y honrar esa tensión, expandirnos para personificar los valores de la economía solidaria y actuar de manera colectiva en formaciones contra el colonialismo y el capitalismo son elementos fundamentales para las prácticas y los principios que aquí se ofrecen.

Estrategias para la Economía Social y Solidaria. Parte 2: Propósito Estratégico y Tercer Sector Compite por premios en línea está interesado, aprenda econokía sobre lo unaa está sucediendo y considere unirse a Estrategias para una economía sólida Red de Economía Solidaria de EE. Tales transformaciones Estratgeias las diversas dimensiones del territorio Estrategias para una economía sólida se ecomomía desde la postura de Cuervo en Estrategias para una economía sólida siguientes aspectos: A. Un sector de economía social, caracterizado por Juego de Mesa altos niveles de heterogeneidad, escasa vinculación con la actividad productiva y, en algunos casos, concretado en lo que se ha denominado economía de subsistencia. Necesitamos construir una economía que se base en la totalidad de nuestros seres y que se incline hacia la solidaridad de esta manera. Resumen: El desarrollo local es un proceso multidimensional orientado al mejoramiento del bienestar de la población; a diferencia de otras propuestas, en las estrategias locales tiene una importancia estratégica el territorio, el cual se configura como factor de desarrollo, pues fundamenta el diseño y elaboración de políticas adaptadas a las condiciones territoriales.

By Daramar

Related Post

0 thoughts on “Estrategias para una economía sólida”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *